Acostumbrar a nuestros hijos a ser conscientes de las pequeñas decisiones económicas que tomamos cada día es la mejor forma de enseñarles a adquirir buenos hábitos financieros.

Simples ejercicios cotidianos como administrar su paga, enseñarles a ahorrar para que puedan comprarse la bicicleta, repasar la cuenta cuando vamos a un restaurante o comparar los precios en el supermercado, nos ayudarán a darles herramientas para que entiendan conceptos como el ahorro o la planificación de gastos sin utilizar términos complicados o hablar de números.

Vídeo Cómo hablar de dinero con tus hijos

Leer transcripción del vídeo


Contenido avalado por el Instituto de Estudios Financieros con los criterios de transparencia, calidad, independencia y neutralidad.

IEF