Cuando descargas una app en el smartphone o la tableta, ésta solicita permisos para acceder a determinadas funcionalidades del dispositivo. Algunas requieren sólo lo justo y necesario para cumplir su cometido, pero otras intentan acceder a tu información personal pidiendo permisos que no necesitan. 

Por eso, antes de aceptar la descarga de una aplicación, pon atención a los privilegios que solicita y valora si están justificados o son excesivos. La decisión de aprobarlos está en tus manos.  

Los accesos más solicitados por las apps son los siguientes:

  • Llamadas y mensajes.
  • Calendario. 
  • Contactos. 
  • Ubicación. 
  • Cámara y galería de imágenes. 
  • Micrófono. 

Cosas a tener en cuenta a la hora de instalar una app 

Tienes una necesidad y buscas una app que responda a ella. De las muchas opciones que encuentras a tu disposición, no todas son de confianza ni te garantizan la seguridad de tu dispositivo. Por eso, antes de instalar, debes tener en cuenta una serie de pautas para asegurar tu privacidad y tu seguridad. 

  • Descarga aplicaciones solo de fuentes oficiales. Las plataformas Google Play o AppStore cuentan con medidas de seguridad para prevenir la aparición de apps maliciososas en sus tiendas. No obstante, las medidas no son infalibles, por lo que deberás mantenerte atento.
  • No hagas jailbreak en tu dispositivo. Consiste en eliminar las limitaciones de seguridad impuestas por el fabricante para por ejemplo evitar pagar por ciertas apps. Eliminar las barreras de seguridad que vienen de fábrica, te va a provocar más problemas que beneficios, puesto que el origen de las apps que puedas instalarte no será el oficial y por tanto serán potencialmente menos seguras.
  • Instala una app de seguridad en el móvil. Todos corremos el riesgo de ser infectados, pero estas apps pueden protegerte detectando malware y configuraciones de riesgo de tu smartphone.
  • Evita las Wifi públicas. Siempre que quieras descargarte una app, asegúrate de hacerlo a través de una red WiFi conocida y segura. Las wifi públicas no ofrecen ninguna garantía de seguridad.
  • Revisa los permisos que solicita. Los creadores de aplicaciones siempre te pedirán permiso para acceder a cierta información de tu dispositivo, pero la última palabra la tienes tú. Si crees que las peticiones no responden a la funcionalidad principal de la app, es mejor buscar otra opción. Incluso aunque la primera tenga un muy elevado número de descargas y una excelente puntuación.