Internet te permite ir al supermercado, renovar el armario o reservar tus próximas vacaciones desde la comodidad del hogar. Por este motivo, cada día más usuarios deciden realizar sus compras online. El comercio electrónico es cómodo y práctico, y aplicando las medidas de protección adecuadas, también seguro.

Para no caer en engaños y proteger tu dinero y tus datos, antes de realizar cualquier tipo de compra por Internet, te recomendamos tomar ciertas medidas de seguridad.

Las 7 claves para que tus compras online sean siempre seguras

  • Cuidado con las superofertas y los enlaces
    Es posible que recibas muchas ofertas comerciales en tu buzón de correo, algunas anunciando precios muy por debajo de los de la competencia. Si una oferta parece demasiado buena para ser cierta, sospecha. Los precios anormalmente bajos pueden ser una trampa para atraer a compradores incautos. Indaga otras webs y otros distribuidores para confirmar el valor real de mercado del artículo. 
    Además de desconfiar de correos sospechosos, debes tener cuidado con las ofertas que te lleguen por otros canales, como mensajes de WhatsApp o ventanas emergentes. Aunque puedan ser de tú interés, tómate unos instantes para analizar la legitimidad del vendedor antes de comprar o abrir los enlaces o adjuntos que puedan contener.
  • Webs legítimas
    Las web seguras siempre cuentan con un candado en la barra de direcciones y empiezan por https://. Esto nos indica que el sitio cuenta con el certificado, que garantiza la codificación de tu información personal. No obstante, debemos tener presente que algunos ciberdelincuentes son capaces de falsificarlo. Por lo tanto, para más seguridad, clicando en el candado, podrás comprobar si el certificado digital está en vigor y si corresponde realmente al de la web a la que quieres acceder.
  • Conexiones seguras
    Recuerda no utilizar nunca una conexión pública para realizar tus compras online, ya que no ofrecen ninguna garantía de seguridad. Siempre que debas introducir datos bancarios para realizar transacciones, asegúrate de hacerlo a través de una red WiFi conocida y segura.
  • Aspecto de la web
    Si estamos atentos, es probable que el aspecto general de la web nos dé pistas sobre su legitimidad. Debemos fijarnos detalladamente en el enlace y revisar si es correcto. A veces, el cambio de una sola letra a otra similar es suficiente para engañarnos. Además, algunas webs fraudulentas cometen una serie de errores de diseño que las delatan: varios tipos de letra en la misma página, imágenes de baja calidad, textos mal traducidos, entre otros detalles.
  • Certificado de comercio electrónico seguro
    Prioriza la compra en tiendas que tengan dado el alta el servicio de Comercio Electrónico Seguro (CES), por ejemplo “Verified by Visa” o “Mastercard Secure Code”. De esta forma, deberás confirmar cada compra que realices por internet mediante un código que recibirás por SMS o una clave fija, añadiendo un plus de seguridad a tus pagos online.
  • Opiniones de otros usuarios
    Ya sea porque sospechas de la veracidad de la tienda, o porque debes escoger entre varias opciones, es recomendable realizar una búsqueda previa para encontrar referencias de otros usuarios. Es posible que otros compradores hayan compartido su experiencia en internet y puedan ayudarte a escoger la opción más segura o la que más se adapte a ti.
  • Revisa tus cuentas
    Revisar periódicamente el estado de tus tarjetas y tus cuentas es una buena medida de seguridad para compradores online. Comprueba que todos los movimientos han sido realizados por ti, especialmente después de realizar algún pago por comercio eléctrico. Si tienes alguna duda o sospecha, contacta con tu oficina bancaria.