Casi todas las decisiones importantes en la vida de una pareja (planear unas vacaciones, irse a vivir juntos, casarse o tener un hijo) implican una decisión económica conjunta. Hablar de dinero y de cómo plantear las finanzas conjuntas nos ahorrará muchos conflictos potenciales y nos ayudará a planificar mejor nuestro futuro en común.

Puede ser práctico tener dos cuentas: una compartida para los gastos comunes y una individual para los gastos personales. Seguramente, también nos marcaremos objetivos financieros comunes y objetivos de ahorro a más largo plazo. Igual que en el amor, la clave para tener una relación financiera sana es ponernos de acuerdo y encontrar un equilibrio entre lo que queremos los dos.

Vídeo Cómo hacer las cuentas en pareja

Leer transcripción del vídeo


Contenido avalado por el Instituto de Estudios Financieros con los criterios de transparencia, calidad, independencia y neutralidad.

IEF