Una cuenta corriente es un depósito de dinero a la vista que permite realizar ingresos y reintegros en cualquier momento. No tiene soporte material, y su operativa se instrumenta mediante tarjetas asociadas, el extracto de movimientos o bien un talonarios de cheques.

Una cuenta corriente es el medio para acceder a la amplia oferta de productos y servicios de CaixaBank, como domiciliar la nómina, recibos y servicios en general, de manera que permite ahorrar y tener disponibilidad inmediata del saldo a la vez.